Como una forma de seguir incentivando el uso de esta medida de seguridad en todos los ocupantes de un vehículo, Gobierno lanzó la campaña “ABRÓCHATE. SÁLVATE”.


Según un estudio realizado por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, a través de Conaset, en los últimos dos años el uso del cinturón de seguridad aumentó del 50 al 82% en conductores y del 50 al 67% en copilotos.

Lamentablemente, el uso de este dispositivo en los asientos traseros se limita sólo a una de cada diez personas. Esto ocurre a pesar de ser conocidos datos como los que entrega la Organización Panamericana de la Salud, que señala que su uso en los asientos traseros reduce hasta un 75% el riesgo de morir en un accidente de tránsito. Porcentaje que alcanza entre un 40% y un 50% en el caso usarlo en los asientos delanteros.

Fue así como el el Ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Pedro Pablo Errázuriz, y la Secretaria Ejecutiva de Conaset, Francisca Yáñez, lanzaron la campaña "ABRÓCHATE. SÁLVATE", como una forma de incentivar el uso del cinturón en todos los ocupantes de un vehículo, y prevenir así las lesiones y muertes por accidentes de tránsito.
¿A qué más te expones si no usas el cinturón?

El estudio de Conaset se aplicó en comunas de las regiones Metropolitana, Valparaíso y Bío Bío, con una muestra de más de 6.000 automóviles. Otro de los datos que arrojó el testeo, es que la tasa de utilización del cinturón es más alta en las mujeres conductoras, alcanzando el 88% a nivel nacional. En contraste con los hombres, en los que su uso llega a un 80%.

La ley vigente en nuestro país indica que todos los autos de año de fabricación 2002 o posterior deben tener el cinturón atrás, siendo obligatorio su uso para todos los ocupantes del vehículo. En el caso de los buses interurbanos, aquellos fabricados desde 2008 deben contar con cinturón, y a partir del año 2011 su uso es obligatorio.

En cuanto a los taxis y colectivos, la utilización del cinturón es responsabilidad del pasajero. Si éste no funciona, la responsabilidad es del propietario. La multa por no usar este dispositivo de seguridad varía entre 1 a 1,5 UTM.