Evitar manejar con sueño
 
Para conducir hay que estar bien descansado, por eso es muy conveniente dormir lo suficiente la noche antes de salir del viaje, como mínimo 6 horas. Según estudios recientes, más de la mitad de los conductores estadounidenses han manejado estando “adormecidos” y entre un 20% y un 30% se han quedado dormidos al volante.
 
Muy pocos conductores saben realmente cuán cansados están y cómo la fatiga puede tener casi el mismo efecto que el alcohol y las drogas, al reducir nuestra capacidad de reacción.
 
¿Cómo reconocer los signos de fatiga?
 
1. Dificultad para enfocar, aumento de parpadeo o sensación de pesadez en los párpados.
2. Sensación de soñar despierto.
3. Pérdida de la memoria temporal
4. Bostezo continuo.
5. Dificultad para mantener la cabeza erguida o necesidad de sostener la cabeza con la mano.
6. Desorientación
7. Sentirse inquieto e irritable.
8. Salirse de la pista
 
 
Tips para evitar quedarte dormido mientras manejas:
 
1. Duerme antes de conducir. El sueño es irremplazable para estar alerta.
2. Si te sientes muy cansado como para conducir, antes de iniciar el viaje duerme por 15 a 20 minutos (no más tiempo).
3. No tomes alcohol ni comas comidas pesadas el día antes, ni durante la conducción.
4. No te automediques y pregunta a tu médico por los remedios que le entrega. Muchos medicamentos producen somnolencia y aumentan los tiempos de reacción.
5. Toma bebidas con cafeína. Considera que la cafeína demora unos 30 minutos en entrar a la corriente sanguínea y que su efecto no es muy prolongado.
6. Mantén una buena temperatura y ventilación en la cabina del auto.
7. Cambia la velocidad y adopta una postura que no permita que te relajes demasiado.
8. Si viajas acompañado, pídele a tu acompañante que te hable cada cierto tiempo para mantenerte alerta y te avise si te ve fatigado.
9. Cada 2 horas o 200 kms haz una parada para romper la monotonía y reactivar tus músculos. 
10. No cambies tus hábitos de sueño, como es el caso de turnos en los conductores profesionales.
 
Y lo más importante! Reconoce cuando estás en peligro: busca un lugar seguro de detente a descansar.
 
¿Cuándo estás en peligro?
 
- Cuando viajas por caminos largos o monótonos, como es el caso del desierto. Si vas a San Pedro notarás ese cansancio por lo recto de las rutas, la monotonía del paisaje y el reflejo del sol.
- Cuando tomas remedios que causan sueño, como para el resfrío, antihistamínicos o antidepresivos.
- Cuando conduces de noche hay un riesgo casi seis veces mayor de tener un accidente.
- Hombres jóvenes entre los 16 y 29 años; los 20 años es la edad como más accidentes causados por conductores adormecidos.
- Personas que no se han tratado por sus problemas del sueño. En especial, la gente con apnea del sueño tiene un riesgo siete veces mayor de tener un accidente.
- Viajeros de negocios y gente que trabaja más de 60 horas a la semana aumenta su riesgo de accidentabilidad en un 40%.

 

Fuente: Cultura Vial